“NO SIN MIS HIJOS”

“No sin mis hijos” es una gran título de película, pero no es el mejor lema para la rutina diaria.

Algunos padres opinan que cuanto más tiempo pasen con  sus hijos, más calidad dan a las relaciones familiares.  Los hijos necesitan mucho de nuestro tiempo y  lo reducimos del que dedicábamos a los amigos,  hobbies o  pareja… entre otros.  Partiendo de esta idea, mi propuesta es que te des permiso para distribuir el tiempo que resta y en la proporción que tú quieras, a lo que necesites.

Una vez decidas que  “no sin mis hijos” solo es un título de película, conviene aclarar que no todos queremos dedicar el mismo tiempo a los amigos, a la cultura o al deporte … Pero estaremos de acuerdo que es necesario dedicarles algo del que tengamos. Una red social o de intereses, más allá de la familia, enriquece nuestro crecimiento personal.

Un ejemplo de padres que han decidido convertir  la frase “no sin mis hijos” en una máxima de la educación, es el siguiente:”Se pone en la puerta de casa a llorar desconsoladamente diciendo que le llevemos con nosotros cada vez que salimos con amigos. Hemos decidido que sólo salga uno de nosotros cuando haya algún plan . Así evitamos verlo “hecho polvo””.

¡ERROR!  a los niños les gustaría estar contigo todo el día a modo “lapa”. Convertir la frase “no sin mis hijos” en un lema vital, puede complicaros mucho la vida. Demasiadas veces, cubrir todas las demandas de los hijos los convierte en exigentes.