SOY ADOLESCENTE Y ME ABURRO
26/07/2019

Llegan las vacaciones y con adolescentes los planes familiares,  reciben el calificativo de  “rollo” si no incluyen amigos. Mientras nuestros adolescentes se convierten en adultos, habrá  que asumir que la vida en familia será: “mi familia y uno más” para evitar el terrible “me aburro”. 

¿Por qué este cambio?

Entorno a los 12 años  los padres pierden protagonismo, se cuestiona/rechaza  lo que dicen/proponen. Todo lo contrario pasa con los iguales “ellos si que me entienden”, dicen.

Los adolescentes cuestionan y se oponen a las decisiones de los padres. Intentan hacer valer su criterio y se enfadan cuando no es el que prevalece. Así, por muy atractivo que sea el plan familiar, no paramos de ver sus caras de desacuerdo y de escuchar sus protestas en forma de “me aburro”.

Si se quieres evitar posiciones encontradas empieza definiendo en qué consiste para unos y otros “un verano divertido”. Las expectativas de descanso para los padres no son las mismas que para los hijos que tienen la cabeza llena de privilegios: llegar más tarde, salir solos, dormir mucho etc. Luego, habrá que esforzarse por hacer coincidir tan dispares expectativas.

Evita el choque de titanes

Ya puedes reservar una cena en el mejor restaurante, u organizar  un viaje a las playas más deseadas.  Nada puede competir con una noche debajo de casa y sin hora de vuelta, con los amigos. Es mejor que te hagas a la idea cuanto antes para evitar muuuuchos conflictos.

Suelo comentar que mientras tengas hijos adolescentes tendrás que elegir las batallas que quieres pelear. Si luchas todas, corres el riesgo de  generar en una relación basada en discusiones, gritos y enfrentamientos. Para evitarlo te dejo algunos items:

  • Por mucho que diga que se aburre ninguno cambiaría las vacaciones por las clases. Pídeles o haz con ellos el plan del día a día y déjales tiempo libre que gestionar, aunque creas que se equivoca o te gustaría que lo hiciera de otra manera.Aquí se incluye tiempo de tele, Pc, video-consola, salidas con amigos, hobbies etc.
  • Adelántale los privilegios: Volver más tarde a casa, salir solo, hacer planes distintos, una paga …
  • Invita a un amigo unos días a compartir el verano familiar y/o permite que tu hijo se vaya con otra familia. También hay momentos en los que no saben qué hacer con los iguales y de paso os echará de menos.
  • Sé más flexible, pero pide que cumpla con unas obligaciones: tareas de colaboración en casa, un tiempo de estudio/lectura, ocuparse de los hermanos pequeños son responsabilidades que le ayudarán a estructurar el tiempo y les servirán para ganar los beneficios que pide. Protestarán seguro, pero es mucho periodo el de las vacaciones y organizarlo es fundamental.
  • Si sales de viaje, busca sitios que faciliten encuentros con iguales, todos recordamos aquel amigo/a que conocimos un verano al que fuimos obligados y volvimos encantados.
  • No pierdas de vista que exista wifi . Las nuevas tecnologías son parte de su cotidianeidad y aunque nos gustaría que las abandonaran durante un tiempo, ajustar vuestras expectativas y las suyas acerca del veraneo evitará conflictos en un periodo que toda la familia quiere que sea de descanso. Estar en contacto con su grupo de amigos, aunque sea a través de internet, mejora su perspectiva de las vacaciones.
  • Pon tu casa a disposición de sus amigos. Ellos recodaran las tardes de verano, sin duda y los padres descubrirán la vida social de sus hijos.
  • Busca algún interés común o aprende de los suyos. ¿Por qué no recibir unas clases de manejo de internet de nuestro hijo?, ¿cómo entrar en un foro? O ¿qué aplicaciones del móvil pueden ser ventajosos y desconoces? Ellos se sentirán útiles y seguro que recibirán una gratificación por las clase.

Cuando aparezca el “me aburro”

  • No te alarmes. Del aburrimiento surgen ideas que llevar a cabo y eso les hace creativos.
  • No permitas que su actitud sea el desencadenante de discusiones diarias o convertirás el verano en una pesadilla familiar. Plantéate que es una etapa más de su desarrollo.
  • Enseñarle a planificar pero no lo hagas por él, apoya sus planes pero déjale que utilice sus propios recursos para organizarlos.

Recuerda:

Mucho tiempo para estar juntos aumenta las posibilidades de roce en las relaciones, piensa que el conflicto forma parte de la convivencia, lo que el verano nos brinda es la posibilidad de resolverlos.

 

Un saludo

Rocio Ramos-Paúl Salto

www.rocioramos-paul.com