SI TE PEGAN, PEGA
24/01/2020

“Si te pegan, pega” ¿Quién no ha escuchado o se lo ha dicho a algún niño?  Y es que, cuando alguien hace daño a un hijo nos sale del alma decirlo.

En caliente,  con el conflicto delante y con el pequeño llorando, se entiende que nos dejemos llevar por las emociones y de forma casi automática lancemos un firme:”si te pegan, pega”. Ahora en frío y desde la objetividad que nos da la distancia os proponemos reflexionar acerca de las consecuencias de esta frase:

  • Trasladamos a los hijos que la violencia es una forma de solución.
  • Si se perpetúa, es posible que responda así demasiadas veces.

Lo que suele ocurrir cuando se pegan

Los niños cuando tienen que enfrentar un conflicto (ojo, no hablamos de bullying)  discuten y tiene mucha facilidad para acabar peleándose. Son impulsivos y no saben defender con argumentos lo que les parece justo. Por lo que con frecuencia alguno pega y la respuesta inmediata del otro, será devolverle el golpe.

Hasta aquí lo esperable. Luego sobra la frase: “Si te pegan pega”, ellos ya lo hacen. Planteemos alternativas distintas a la agresión. Empecemos a trabajar la negociación, la mediación o incluso, mostremos la forma de evitar situaciones agresivas.

¿Qué puedes hacer cuando se pegan?

Marta llega a casa con un arañazo y contando que se ha pelado con Alejandra, la que hasta hoy era su mejor amiga. Han discutido  y le ha hecho ese arañazo. “Hija y tú ¿Cómo te dejas? ¡Si te pegan pega!”. Ya está, te salió la parte más emocional. Pero es el momento de acordarte de lo que te hemos contado en el párrafo anterior:

Empieza investigando cómo empezó/se desarrolló la discusión.

Localiza el momento en que empezaron los gritos/ descalificaciones/amenazas y cuéntale lo que puede hacer:

  • Busca a un adulto que te ayude a resolver. Ojo solo hasta que cumplen 5/6 , después corres el riesgo de que lo acusen de chivato.
  • Dile enfadada: “No me gusta cómo me tratas ¡Para ya!”. Sí aún así insiste…
  • Di “¡Basta! Déjame en paz” y te alejas. Busca a otros compañeros con los que jugar

Es probable que cuando llegue el momento, vuelva a pegarse con sus amigos y que no se acuerde de lo que tenía que hacer. No fomentes que se defienda pegando. Cuando ocurra, recuerda lo que te hemos contado y vuelve a repetirle  lo que puede hacer.

Intentemos cambiar “si te pegan, pega” por “si te pegan, no lo permitas” y cuéntale cómo conseguirlo.

Así lo hemos contado en ATREVETE